La Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia, Chaco, confirmó este martes la prisión preventiva de la diputada Cambiemos Aída Ayala procesada por lavado de dinero. Ahora se abrirá un fuerte debate en el Congreso para definir si la desafueran para que pueda quedar detenida. 

Cabe recordar que dicho tribunal ya había confirmado las preventivas dispuestas por la jueza federal Zunilda Niremperger sobre Aída Ayala, Jacinto Sampayo, Daniel Fischer, Rolando Acuña, Carlos Huidobro y Pedro Martínez, algo que fue apelado por los abogados defensores de los nombrados y llegó a Comodoro Py, más precisamente a la Cámara de Casación.

En ese sentido, el pasado 27 de diciembre la Sala IV de la Cámara Federal de Casación Penal decidió admitir los recursos presentados y anular el fallo de la Cámara de Apelaciones al considerar que faltaba fundamentación, por lo que remitió nuevamente el expediente a ese tribunal. Ese mismo día, en otros fallos, el mismo tribunal de alzada confirmó todos los procesamientos.

Ahora, la Cámara Federal de Apelaciones de Resistencia, tras analizar los riesgos procesales, confirmó su primer fallo y ratificó las prisiones preventivas de Ayala, Sampayo, Fischer, Acuña, Huidobro y Martínez.

En el fallo, firmado por los jueces camaristas Rocío Alcalá, Delfina Denogens y Eduardo Belforte, los magistrados consideraron que la Sala IV de Casación Penal “no determinó la falta de riesgos procesales en relación a los imputados involucrados en la presente incidencia. De haber decidido de tal forma, hubiera procedido la revocación de lo resuelto por los suscriptos con base en fundamentos que concluyeran en la consecuente libertad de los encausados”.

También aclararon que “la prisión preventiva es una medida de seguridad procesal y no una pena aunque importe una efectiva privación de libertad”.

El documento recuerda que en los autos de procesamiento la jueza Niremperger advirtió un pronóstico de peligrosidad procesal por la posibilidad de que los imputados obstaculicen el normal desenvolvimiento de la causa por sus posiciones jerárquicas en las empresas investigadas o por el poder político o económico que detenten.

Sobre Aída Ayala, Niremperger había considerado que su peligrosidad “alcanza mayores niveles de consolidación por su permanencia en altas esferas del gobierno municipal y nacional", afirmando que desde su puesto de diputada nacional estaría en una posición “susceptible de afectar el decurso de la instrucción”.

En ese sentido, sobre la legisladora consideraron que “es dable señalar la gravedad de los ilícitos y el rol atribuido a Aída Ayala en ellos, la participación en forma organizada, el grado de probabilidad arribado en esta instancia en relación a la hipótesis delictiva, así como la trascendencia social e institucional de los hechos cometidos en el seno de esta ciudad; su complejo modus operandi y la capacidad económica y operativa acreditada en autos, como circunstancias que denotan el riesgo cierto de elusión de la nombrada del accionar de la justicia”.

Por lo tanto, expresaron que “los elementos reseñados (gravedad y trascendencia económica y social de los hechos investigados, grado de probabilidad de su participación en los mismos, actuación organizada), tornan desaconsejable revertir el dictado de prisión preventiva en esta etapa”

Sobre Sampayo consideraron que “caben idénticos argumentos” que los esgrimidos sobre Ayala para ratificar la prisión preventiva, ya que “quedó debidamente acreditado que bajo la dirección de Aída Ayala y Jacinto Sampayo se consolidó una asociación ilícita de carácter estable y permanente”.

Además, si bien el abogado defensor del sindicalista alegó que ya no ejercería influencia dentro del ente gremial por haberse acogido al beneficio de la jubilación ordinaria, el tribunal consideró que “resulta público y notorio la influencia que ejerce aún hoy el nombrado en sectores vinculados al investigado, contando con conocimientos y relaciones personales suficientes para obstaculizar el trámite del proceso.