Todo el día, todas las noticias
La mujer de Celis declaró que vendían cocaína en la Municipalidad de Paraná

El escándalo narco en Paraná va a juicio. Un concejal y una funcionaria están presos, el intendente está libre y va por la reelección.

La cocaína entraba por la puerta de Urquiza y Corrientes. La subían por la escalera del Palacio Municipal de Paraná y en la planta alta seguía por el pasillo hacia la izquierda. Pasaba por la puerta de la oficina del intendente Sergio Varisco (Cambiemos), por la de la subsecretaria de Seguridad, Griselda Bordeira, y finalmente entraba a la del concejal oficialista Pablo Hernández. Ese es el recorrido que confesó haber hecho en más de una oportunidad Luciana Lemos, esposa del narcotraficante Daniel Celis y una de las acusadas en la causa Narcomunicipio Paraná.

La declaración de Lemos, escuchas telefónicas, movimientos de dinero sospechosos y otros elementos valorados por los investigadores ilustran cómo se vendía droga al por mayor en la municipalidad. Y la Justicia cree que la cocaína se pagaba con dinero público. Ahora Varisco (58), Bordeira (43) y Hernández (44) irán a juicio oral acusados de “financiamiento de actividades de comercio de estupefacientes”. En la causa hay otros ocho imputados, entre ellos Lemos (29) y su pareja, el líder de la banda, Daniel “Tavi” Celis (43).