Todo el día, todas las noticias
Nación quitó los fondos para operar cardiopatías en el Hospital de niños San Roque

El Gobierno Nacional ajusta contra la salud de los niños entrerrianos.

Desde el Ministerio de Salud y Desarrollo Social de la Nación ratificaron la determinación de dar de baja al Hospital de Niños “San Roque de Paraná” del Programa Nacional de Cardiopatías Congénitas que financia las intervenciones de esta patología. La baja también involucra a otros centros cardiovasculares como el hospital Municipal de Trauma y Emergencias “Doctor Federico Abete” de Malvinas Argentinas- Buenos Aires, y el hospital de Niños “Doctor Orlando Alassia” de Santa Fe, que integraban hasta la fecha el Registro Nacional de Prestadores para la Atención de Cardiopatías Congénitas.

Fuentes de la Secretaría de Gobierno de Salud de la Nación justificaron la medida y señalaron a diario Uno que los nosocomios que fueron sacados del programa “no operaban lo suficiente”. Aclararon además que la medida fue tomada “temporariamente hasta que recuperen su estándar”, por lo cual trabajarán en conjunto con el Ministerio de Salud provincial.

De este modo, quedó confirmada la resolución que quita el financiamiento para las cirugías cardiovasculaes al San Roque, firmada en noviembre de 2018.

La decisión de Nación, que como era de esperar causó mucha preocupación, fue tomada en el marco de una reevaluación de centros cardiovasculares tratantes. En este sentido explicaron desde la Secretaría que “en 2018 el programa tenía 17 centros tratantes en todo el país” y que “en el último tiempo dos centros de categoría mediana subieron a alta; uno subió a media; 11 mantuvieron la categoría y tres que eran de categoría baja y no operaban lo suficiente fueron temporariamente dados de baja hasta que recuperen su estándar”.

“Todo eso fue informado formalmente a las autoridades”, sentenciaron desde Nación.

¿QUÉ SON LAS CARDIOPATÍAS CONGÉNITAS?

Las cardiopatías congénitas son malformaciones en el corazón que se producen en el período de gestación en el útero materno. Aparecen en 10 de cada 1.000 nacidos vivos y es la primera causa evitable de mortalidad en el recién nacido. La detección precoz, dentro de la panza de las embarazadas, es la única forma de prevenirlas.

Esto permite que ese chico nazca en una maternidad preparada, un lugar adecuado para el tratamiento de su patología según la complejidad, que la mayoría de las veces necesita de una intervención quirúrgica; y que si es alta deberá ser en otra ciudad como Buenos Aires, donde hoy existen los medios necesarios para la atención de casos extremos.

Con información de www.analisisdigital.com.ar