Todo el día, todas las noticias
El nuevo Código Rojo del Hospital Centenario ya salvó 15 vidas

En apenas dos meses, ya son 15 las vidas salvadas, entre ellas, la del Intendente de Urdinarrain, Alberto Mornacco.

En dos meses, el Código Rojo superó las operaciones de 2018

Además, los Hospitales Centenario Gualeguaychú y Manuel Belgrano de Urdinarrain acordaron trabajar en conjunto con el sistema Código Rojo Infarto.

En sólo dos meses de funcionamiento ya se concretaron 15 angioplastias a través del sistema Código Rojo Infarto, es decir, la misma cantidad que se pudieron hacer durante 2018. Es un éxito alcanzado en un plazo récord que demostró la incidencia de una política de salud gratuita diseñada desde el Hospital Centenario para la población, destacó el director Hugo Gorla al conocer los primeros datos.

En tanto, el cardiólogo intervencionista Emanuel Luchessi expuso que en la ciudad hay cerca de 90 infartos por año y es alta la tasa de mortalidad de esta enfermedad. En Argentina, desde hace cuatro años un tercio de las muertes son por infartos, lo que constituye un dato preocupante, pero ahora en Gualeguaychú ya se superó la cantidad de operaciones que se hicieron en 2018, enumeró el coordinador del sistema.

El Código Rojo es una estrategia de respuesta rápida para personas con patologías cardiacas graves que integra al sistema público y el subsistema privado de la ciudad y el departamento. 

Se sumó Urdinarrain

Así lo confirmaron ambos directores de esas instituciones, Hugo Gorla y Rodolfo Neri, con la participación de los equipos coronarios de los efectores públicos como el jefe de Terapia Intensiva de Adultos del Centenario, Juan García.

"Con esta herramienta estamos garantizando la sobrevivencia de muchos pacientes a partir de un diagnóstico veloz y certero sobre las patologías coronarias", recalcó Gorla y ejemplificó el caso del intendente de Urdinarrain Alberto Mornacco.

En particular, Mornacco valoró que "me salvaron la vida con el Código Rojo" y relató que sintió "un pinchazo muy fuerte en la espalda antes de la medianoche de un sábado. Con mi esposa me fui al Hospital local y me dijeron que podía ser un infarto, por lo cual, me trasladaron al Centenario donde me esperaron para el electrocardiograma y activaron el Código Rojo".

"Yo no sabía de qué se trataba el sistema. Pero me explicaron muy bien y me enteré que ahora las urgencias se operaban en la clínica San Lucas, cuando antes se derivaban a Concepción del Uruguay, gracias a este convenio que puso en marcha el Dr. Gorla. Yo, en menos de dos horas del pinchazo, estaba con un stent colocado recuperándome así que se ganó mucho tiempo con el Código Rojo, se evitó que mi corazón se siga degradando", contó el intendente de Urdinarrain.

Alberto Mornacco valoró que "enseguida Gorla se puso en contacto conmigo para saber mi evolución y me comentó que desde el Hospital de Urdinarrain se podrá activar directamente el Código Rojo. Será el Hospital Centenario el que gestione el proceso administrativo de la angioplastia". 

En ese sentido, Hugo Gorla puntualizó que "el Código Rojo alcanza a toda la población, sin distinciones. Si un paciente cuenta con obra social se hace el trámite necesario y, en caso de no tener ninguna cobertura, es el Centenario quién cubre todos los costos y gastos de la operación e internación en terapia intensiva".

Asimismo, Mornacco llamó a "que esta nueva política de salud creada en el Hospital Centenario perdure en el tiempo, que tenga apoyo de las autoridades. Creo que en este caso se trata de un adelanto muy importante y espero que mostrar mi caso sea útil para mantener en marcha este servicio. Es una muy buena idea que integra a lo público y privado motivado desde el Hospital y gratuito para los pacientes", subrayó.

El proceso del Código Rojo

El cardiólogo Emanuel Luchessi puntualizó que "es una iniciativa para acercar a toda la población el tratamiento ideal en un infarto de miocardio, es decir, la angioplastia primaria. Lo implementamos en Gualeguaychú con el apoyo del hospital y los sanatorios locales".

"Todos los pacientes que consulten en una Guardia y padecen un infarto acceden en un plazo apropiado al mejor tratamiento de esa patología gracias a la participación y el compromiso de los profesionales de la salud. Es un trabajo en red, donde cada componente es clave para una respuesta efectiva", resaltó el intervencionista Luchessi y aseguró que la meta es que "cada enfermo que ingresa con un diagnóstico coronario sea operado en los primeros 90 minutos mediante una angioplastia primaria".