Desesperación en Italia: Se suicidaron dos enfermeras y miles de médicos contagiados
Desesperación en Italia: Se suicidaron dos enfermeras y miles de médicos contagiados

El Coronavirus azota a Italia. El Servicio Médico está colapsado y dos enfermeras se suicidaron en medio de la pandemia.

Miles de trabajadores de la Unión Sindical de Base hicieron huelga este miércoles en Italia para obligar a cerrar más fábricas, cuyo funcionamiento hace peligrar la salud pública. Daniela Trezzi de 34 años, enfermera en la terapia intensiva del hospital San Gerardo, situado en la ciudad de Monza, Lombardía, templo del dolor y la angustia de los enfermos más graves por la infección del Coronavirus COVID-19, no se enteró de esta protesta porque se suicidó.

No daba más, estaba desquiciada por el estrés. Había quedado contagiada por el virus y temía haber contagiado a otros. Agotada por el trabajo, se suicidó.

Daniela vivía sola. Su suicidio “sorprendió”, porque fue un “hecho muy extremo”, expresa el gerente del centro de salud, Mario Alparone, quien confirma que la mujer "se encontraba en casa, enferma desde el 10 de marzo, sin ningún tipo de vigilancia". “No la olvidaremos nunca”, dicen sus compañeros.

Su deceso, confirmado por la Federación Nacional de los profesionales de Enfermería, revela "el precio alto que estamos pagando". Y no es el único, hay más suicidios. “Corremos el riesgo de sufrir estas condiciones de estrés y escasez de personal. Pero esto no se puede comentar ahora", expresa la entidad.

"Toda la sociedad es consciente de las condiciones laborales y el estrés al que se encuentran los profesionales sanitarios. Por este motivo y el pensamiento sobre lo que se podría haber hecho antes y que a día de hoy se juzga, es imprescindible que se hable una vez que la emergencia sanitaria se supere", expresan en su comunicado y especifican que "ahora no es el momento de hacerlo, si no de llorar a aquellas personas que no han podido superar esta situación".

En Italia, con un sistema de salud abarrotado, llega el momento de escoger a quién salvar

Daniela no ha sido la primera profesional sanitaria en suicidarse desde el inicio de la emergencia por Covid-19 en Italia. De hecho, hace una semana ocurrió un hecho similar en Venecia, con "los mismos motivos" y desde la Federación de los profesionales de Enfermería, que representa a los 450.000 trabajadores de ese sector a en Italia, muestran su preocupación ante la posibilidad de que se desencadenen hechos similares en "esta situación de estrés y carencia de personal sanitario".

El estrés nervioso, el agotamiento y el dolor por la tragedia de los enfermos que veía todo el día todos los días, se combinaron también para que la enfermera Silvia Luchetta, 49 años, del hospital de Jesolo, en Véneto, pusiera punto final y se arrojara al mar.

Silvia era una de las más activas en la relación con los pacientes. Las enfermeras se comunican en terapia intensiva con los pacientes entubados mostrándoles carteles. “Estas bien?” “Llamó tu hijo” “Estás mejor, te mandamos a otro sector”. En la sala ahora huérfana de la enfermera Luchetta han quedado los carteles con los que trataba de levantar el ánimo de sus amigos, los enfermos. No se atreven a contarles lo que pasó a pacientes que están al borde de la muerte, prefieren decirles que Silvia fue transferida, relata Julio Algañaraz, corresponsal en Roma de diario Clarín.