El hecho ocurrió el pasado sábado cuando un hombre salió de su casa para ir a trabajar. Sin embargo, por algún motivo decidió volver a su vivienda horas más tarde. Lo curioso fue que al ingresar a su casa, cerca de las 10 de la mañana notó que su mascota tenía un comportamiento extraño. El perro, de tamaño pequeño, ladraba mirando debajo de la cama.

Fue el animal el que delató al hombre que habría estado intimando con su pareja durante su ausencia. Inmediatamente el hombre sale de abajo de la cama y comienza a correr por la calle sin ninguna pertenencia.

Ante su imposibilidad de darle alcance, el engañado descargó su ira contra el auto del amante. Ahora, se conoció una exposición policial del hombre engañado donde justifica el destrozo del auto.

El hombre explicó a la policía que volvió a su casa, la cual había dejado para ir a trabajar, y que descubrió el engaño, que de la bronca tomó un machete y con él persiguió al hombre que veía a escondidas a su esposa. Luego indicó que ante la desesperación atacó el auto, al que no le dejó ni un vidrio sano.