Un policía militar brasileño, recientemente incorporado al cuerpo de seguridad, se suicidó el pasado miércoles en la localidad brasileña de Goiania tras dispararle, por accidente, a uno de sus amigos en la cabeza en plena calle.

El hecho se produjo después de que el agente, identificado como Flavio De Oliveira, de 31 años, consumiera bebidas alcohólicas en un bar y se subiera a su vehículo para regresar a casa, según informó el portal Globo.

El hombre se despedía de sus amigos mientras sostenía el arma en la mano, cuando ésta se disparó involuntariamente hiriendo de muerte a Matheus Castro, de 20 años. Después de que De Oliveira se bajase del automóvil y observara lo sucedido regresó al vehículo y se quitó la vida con otro disparo.