La historia del donante de esperma que conoció a 24 de sus más de 300 hijos

Peter Ellenstein fue un asiduo donante de esperma entre 1987 y 1994 para tratamientos de fertilización. En ese momento necesitaba el dinero y llegó a dejar hasta cinco donaciones por semana.

La historia del donante de esperma que conoció a 24 de sus más de 300 hijos

Miércoles, 07 de Noviembre de 2018

Internacionales

Según los bancos de esperma, la mayoría de los donantes lo hacen por un corto tiempo que pueden ir de uno a dos años. Pero, en este caso, Elleinstein lo hizo durante 7 años y con demasiada frecuencia. Él colaboraba con dos bancos en los que estaba registrado solo con un número y totalmente anónimo.

Todo salió a la luz cuando Rachel, una joven de 24 años, se contactó con él a través de Facebook: “Hola, Peter. Espero que estés bien. Te escribo por una circunstancia muy extraña y desde ya te pido disculpas si me he equivocado de persona…. Yo nací en 1994 en un proceso de fertilización in-vitro. Mi madre siempre quiso un niño y con esa nueva tecnología finalmente podía conseguir su sueño de convertirse en una. La razón por la que te escribo es que creo que tú puedes haber sido el donante. No sé cuál es el protocolo correcto en esta situación y todavía estoy estupefacta. Si eliges no mantener contacto y ni siquiera responderme, lo entiendo perfectamente y no tendré nada en contra tuya. Sólo quiero decirte gracias. Si quieres seguir por esta pequeña ventana, aquí estoy para seguir explorando…”

Rachel se había contactado con el Donor Sibling Registry, una asociación sin fines de lucro que trata de conectar a través de la web a quienes fueron concebidos por donación de óvulos o esperma, con los donantes o sus “medios hermanos”.

Así, ya se logró contactar con 11 de sus “medio hermanos”, todos hijos de un mismo donante. A través de la información que pudieron reunir entre todos, más la información que le dieron sus padres llegaron hasta dar con Peter Ellenstein.

El hombre que hoy tiene 57 años y está divorciado, no podía creer lo que estaba pasando. Cuando aceptó encontrarse con Rachel, la joven le reveló que en total eran 12 hijos que habían nacido gracias a su condición de donante en un pasado.

¿Cuántos hijos más podrían aparecer?

Los hijos se siguieron sumando, a un ritmo de uno al mes. Ya son 24, con edades que van de los 17 a los 30 años. Y de pronto comenzaron a organizar salidas juntos. A cenar, al cine, fiestas de cumpleaños y hasta vacaciones compartidas, como si fueran una gran familia, que incluye hasta tres “nietos” de Peter.

Según se estima en base a la cantidad de donaciones que hizo durante siete años, dividido por el promedio de seis inseminaciones que en promedio son necesarias para quedar embarazada, indicar que podría tener ¡364 hijos!

Fuente: mundotkm.com